El blog

Un espacio libre

  • Trapito, el verdadero

    River se consagró campeón de la Recopa Sudamericna y Barovero, otra vez, fue decisivo. El capitán millonario en la noche del Nuevo Gasómetro tuvo tapadas extraordinarias y levantó la copa...

  • El reloj de Maradona

    La segunda generación de la edición limitada de Hublot Maradona ya está en Argentina con 500 unidades en la versión de cerámica y 200, de oro. Ambos relojes tienen un cristal de zafiro ...

  • Carrera hacia el espacio

    En esta época de tecnología veloz surge una pregunta ¿Se podrá ver un la competencia en directo desde el océano? La respuesta es...

  • Cavenaghi, una pinturita

    El delantero de River Fernando Cavenaghi abrió en el Monumental una nueva edición de “Impact Art”, el programa en el que deportistas y artistas reconocidos crean arte...

  • El tren del Alma

    El Tren Alma es solidario y su acción retumba en todo el país. En 2015 cumplirá 35 años y 200 viajes tendiendo su mano. El año pasado, por ejemplo, más de 4500 chicos fueron atendidos en zonas de riesgo ...

  

Marcelo Maller 0 comentarios

Guillermo Vilas fue un grande de verdad. Sus números lo avalan: ganó cuatro Grand Slams, fue el mejor del mundo en 1977 aunque la computadora no le dio el 1 y en esa temporada conquistó 16 torneos, record que aún nadie pudo bajar. Pero además el marplatense mantiene una marca insuperable hasta hoy: 46 victorias seguidas. Claro que este número tambalea tras la victoria número 41 en forma consecutiva del serbio Novak Djokovic.

Uno de los que estuvo cerca fue el suizo Roger Federer en 2007 cuando llegó a los 41 en Indian Wells y cayó ante Guillermo Cañas. Es decir; un argentino había ayudado a otro argentino. Bien, algo similar podría pasar este viernes en Roland Garros ya que Juan Martín Del Potro intentará frenar en la tercera ronda de Roland Garros a Djokovic. Y todos saben, incluido Nole, que Delpo es uno de los rivales que tiene las herramientas suficientes para derrotarlo.

A Vilas le cortaron aquella tremenda racha que fue toda sobre polvo de ladrilllo en setiembre de 1977, en la final de Aix-en-Provance. Fue el rumano Ilie Nastase que utilizó la "spaghetti", una raqueta que luego se declararía ilegal por la FIT debido a su doble encordado. Curiosamente Vilas abandonó aquella final por cansancio, algo inusual en él.

Aquí les dejo el video de aquella derrota de Vilas y luego, un poco de historia del doble encordado realizado por Eduardo Puppo, y que cuenta en el libro "Historia del Tenis en la Argentina", que escribió junto al periodista Roberto Andersen y que pronto saldrá a la venta. Pueden buscarlo en Facebook en y en el Twitter en @LibroTenisArg.



-Las primeras experiencias la realizaron jugadores del club de Vilsbiburg, que participaban del campeonato Interclubes de Alemania.
-Fischer, su creador, no la recomendó para chicos o jugadores de bajo nivel competitivo.
-La aparición ante el gran público fue en el US Open 1977, utilizada por el estadounidense Mike Fishbach. Eliminó imprevistamente a Billy Martin y a Stan Smith. Perdió en tercera rueda con John Feaver, quien dijo: "No se escucha la pelota cuando la golpean y parece un huevo cuando viene volando y pica para cualquier lado".
-Pasada la euforia inicial, la raqueta volvió estar en manos de los profesionales en la Copa Porée, en París. La usaron los franceses Christophe Roger-Vasselin y Georges Goven. El primero eliminó a Zeljko Franulovic, a José Soler, a Goven y a José Higueras en semifinales. Goven le ganó a Ilie Nastase y a Dominique Bedel. En la final, Vilas superó a Roger-Vasselin.
-El punto culminante fue en Aix-en-Provence, jugado desde el 26 de septiembre del '77, cuando tanto Goven como Nastase empuñaron la controvertida raqueta. Goven venció a Antonio Muñoz, a Barry Phillips Moore y a Hans Gildemeister antes de caer con Nastase en semifinales por no presentación. Nastase venció a Vilas en la final por 6-1, 7-5 y abandono.
-Fischer hizo declaraciones a los medios cuando se le consultó sobre detalles de su invento: "Tiene una tensión menor que lo habitual, entre 8 y 14 kilos, por lo que la pelota permanece más tiempo en contacto con las cuerdas y permite que se aproveche mejor el efecto que se le aplica. Es imprescindible dominar los efectos para tener éxito con ella; por eso un jugador como Vilas haría estragos. Cuando se golpea con mucho top spin la pelota puede llegar a elevarse por encima de los alambrados. Eso sí, no facilita en nada el juego de ataque", aseguró.
-Antes de dejar de existir generó un interés muy grande. Los pedidos de fabricación se sucedieron -en muchos casos había que esperar hasta dos meses para la entrega- y las empresas más conocidas comenzaron a estudiar el tema. Adidas, por ejemplo, habló con Fischer para adquirir los derechos; Donnay diseñaba cambios en su planta de Bélgica y otras marcas como Lacoste y Gauthier se mantenían expectantes. La flamante Prince, presentada en sociedad en la serie de Copa Davis entre Rumania y los Estados Unidos, en las manos del rumano Ion Tiriac, inmediatamente informó que sobre fin del '77 lanzaría al mercado un modelo con ese mismo revolucionario tamaño (que tenía un aro de 34 centímetros de largo por 27 de ancho, contra los habituales 27x21) pero con un doble encordado directo de fábrica.
-La Federación Internacional de Lawn Tennis llevó a cabo investigaciones y reuniones y el 3 de octubre la prohibió temporariamente en torneos oficiales, incluyendo Copa Davis, y se adhirió el circuito Grand Prix. El organismo rector pidió a cada asociación que elaborara un informe sobre su uso.
-Inmediatamente respondieron Austria, España, Suiza, Francia y Alemania Occidental, en contar con su apoyo para evitar su utilización.
-La FILT ratificó su decisión: sólo permitirían raquetas con encordado simple, con cuerdas del tiempo tipo y simétricas, sin protuberancias tales como nudos, abolladuras, canutos, cintas, etc.
-Fishbach fue irónico con el reglamento: "Según las reglas, yo pudo usar hasta mi botella de jugo para pegarle a la pelota", en obvia alusión a las escasas referencias legales al respecto.



0 comentarios

Publicar un comentario