El blog

Un espacio libre

  • Trapito, el verdadero

    River se consagró campeón de la Recopa Sudamericna y Barovero, otra vez, fue decisivo. El capitán millonario en la noche del Nuevo Gasómetro tuvo tapadas extraordinarias y levantó la copa...

  • El reloj de Maradona

    La segunda generación de la edición limitada de Hublot Maradona ya está en Argentina con 500 unidades en la versión de cerámica y 200, de oro. Ambos relojes tienen un cristal de zafiro ...

  • Carrera hacia el espacio

    En esta época de tecnología veloz surge una pregunta ¿Se podrá ver un la competencia en directo desde el océano? La respuesta es...

  • Cavenaghi, una pinturita

    El delantero de River Fernando Cavenaghi abrió en el Monumental una nueva edición de “Impact Art”, el programa en el que deportistas y artistas reconocidos crean arte...

  • El tren del Alma

    El Tren Alma es solidario y su acción retumba en todo el país. En 2015 cumplirá 35 años y 200 viajes tendiendo su mano. El año pasado, por ejemplo, más de 4500 chicos fueron atendidos en zonas de riesgo ...

  

Marcelo Maller 0 comentarios

Uno de los grandes gustos que me dí en el US Open fue ayer por la noche. Si bien tuvimos que esperar para ver el choque entre Juan Mónaco y Federer, valió la pena. Y no sólo porque lo del suizo fue una clase magistral, sino también porque la vi en la primera fila sentado detrás del umpire.

Este se debe a que pude pedir el ticket que dan a los periodistas acreditados. Estuve no sólo viendo la velocidad de la pelota, la elasticidad de sus movimientos, sino también el apoyo de los estadounidenses hacia él. A Pico le tocó la peor parte. Otra perlita; asiento de por medio estaba Brad Gilbert comentando el partido para la televisión. En los descansos no paró de sacarse fotos con los espectadores.

0 comentarios

Publicar un comentario