El blog

Un espacio libre

  • Trapito, el verdadero

    River se consagró campeón de la Recopa Sudamericna y Barovero, otra vez, fue decisivo. El capitán millonario en la noche del Nuevo Gasómetro tuvo tapadas extraordinarias y levantó la copa...

  • El reloj de Maradona

    La segunda generación de la edición limitada de Hublot Maradona ya está en Argentina con 500 unidades en la versión de cerámica y 200, de oro. Ambos relojes tienen un cristal de zafiro ...

  • Carrera hacia el espacio

    En esta época de tecnología veloz surge una pregunta ¿Se podrá ver un la competencia en directo desde el océano? La respuesta es...

  • Cavenaghi, una pinturita

    El delantero de River Fernando Cavenaghi abrió en el Monumental una nueva edición de “Impact Art”, el programa en el que deportistas y artistas reconocidos crean arte...

  • El tren del Alma

    El Tren Alma es solidario y su acción retumba en todo el país. En 2015 cumplirá 35 años y 200 viajes tendiendo su mano. El año pasado, por ejemplo, más de 4500 chicos fueron atendidos en zonas de riesgo ...

  

Marcelo Maller 0 comentarios

El yaguareté es uno de los animales que está en peligro de extinción en nuestro país. Es, detrás del Venado de Las Pampas, el mamífero que más terreno perdió en estas tierras: cerca del 80% de su distribución original. Por eso llegó a los Esteros del Iberá el felino macho Nahuel, que ya se reunió con con la yaguareté Tobuna, en cuarentena desde mayo del año pasado,

El objetivo es claro: intentar crear una cuarta población de esta especie autóctona de la región. Según estimaciones científicas, se calcula que solo quedan unos 200 ejemplares en el país, por lo que es declarado Monumento Natural Nacional

El proyecto se encuentra a cargo de The Conservation Land Trust (CLT), organización de profesionales especializados en reintroducción de especies y restauración ecosistémica. Los yaguaretés que forman parte del proyecto son ejemplares que hoy se encuentran en cautiverio y que no pueden ser liberados exitosamente en su ambiente natural.

Nahuel, viajó desde Río Negro hasta la Isla San Alonso, en Corrientes, donde se encontró con Tobuna, la felina que llegó hace casi un año al lugar para reintroducir la especie luego de 50 años de extinción en la zona.  Ambos animales en cuarentena, compartirán un complejo de gran tamaño para buscar aparearse y dar a luz nuevas crías, que dentro de unos años serán reintroducidas en la naturaleza.

Por esta razón, en los Esteros son conocidos como “Adán y Eva”, quienes darán vida a otros yaguaretés. Se sabe que las madres podrían entrenar a las crías para cazar sin inconvenientes. Si estas crías crecen en un ambiente libre de humanos (a pesar de estar monitoreadas de forma remota), entonces es posible que puedan adaptarse y subsistir con éxito en libertad en su hábitat natural.

El yaguareté es el mayor felino de América. Históricamente se distribuía por todo el centro y norte argentino, habitando montes, selvas, pastizales y bañados hasta el río Negro en la Patagonia. En los últimos años, la presencia de estos animales se redujoa unos pocos lugares del país.

La llegada de Nahuel implica la concreción del proyecto con el cual la empresa Ferrero colabora hace 3 años a través de la marca Kinder Natoons,


                                            Un visitante ilustre para preservar a los yaguaretés.
Crédito: Banco de Bosques.


0 comentarios

Publicar un comentario