El blog

Un espacio libre

  • Trapito, el verdadero

    River se consagró campeón de la Recopa Sudamericna y Barovero, otra vez, fue decisivo. El capitán millonario en la noche del Nuevo Gasómetro tuvo tapadas extraordinarias y levantó la copa...

  • El reloj de Maradona

    La segunda generación de la edición limitada de Hublot Maradona ya está en Argentina con 500 unidades en la versión de cerámica y 200, de oro. Ambos relojes tienen un cristal de zafiro ...

  • Carrera hacia el espacio

    En esta época de tecnología veloz surge una pregunta ¿Se podrá ver un la competencia en directo desde el océano? La respuesta es...

  • Cavenaghi, una pinturita

    El delantero de River Fernando Cavenaghi abrió en el Monumental una nueva edición de “Impact Art”, el programa en el que deportistas y artistas reconocidos crean arte...

  • El tren del Alma

    El Tren Alma es solidario y su acción retumba en todo el país. En 2015 cumplirá 35 años y 200 viajes tendiendo su mano. El año pasado, por ejemplo, más de 4500 chicos fueron atendidos en zonas de riesgo ...

  

Marcelo Maller 0 comentarios

 Foto: Infobiker

Tal vez el caso más emblemático de padre e hijo triunfadores en el deporte argentino sean Juan Ramón y Juan Sebastián Verón, campeones con Estudiantes de La Plata a nivel local e internacional. Y si ustedes recuerdan más duplas exitosas los invito a enviarlas. Refiriéndonos a este tema,  no hay duda que el apellido Curuchet sigue dando que hablar en el ciclismo argentino porque una nueva generación viene asomando. Esta vez le tocó el turno de colgarse la medalla dorada en el Argentino de Omnium a Juan Ignacio Curuchet, hijo de Juan, campeón olímpico en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 en la prueba Americana junto a Walter Pérez.

El chico marplatense este domingo se consagró en el velódromo Julio Polet de su ciudad, enfrente de la bicicletería que atienden sus abuelos Ovidio y Chuny. Como testigo estuvo toda su familia, incluyendo su papá, el tío Gabriel –otro enorme pedalista y ahora presidente de la federación nacional--, y hasta el italiano Giovanni Lombardi, quien fuera el DT de la dupla campeona en China. Y, justamente, la base de su triunfo fue una charla con este último y también con su padre. “Fue fundamental esa charla porque me dieron consejos para definir la carrera. No me había ido bien el primer día pero luego de hablar me sentí mejor”, dijo Juani, a quien no le pesa llevar ese apellido. “Para mí es un orgullo”, dice.

Juan padre reflexiona: “De mi hijo soy papá confidente pero no soy el entrenador. Su DT es Roberto Braguette que trabaja con él todo el año. Si en lo deportivo comete errores se los digo cuando vienen”. Una curiosidad: en 1981 Curuchet padre ganó sus dos primeros títulos argentinos juveniles en Mar del Plata mientras que su hijo este domingo también ganó su segundo torneo en su ciudad natal. El primero había sido en Junín.

Conozco bien a la familia Curuchet ya que, además de tenis, en Clarín escribo de ciclismo hace muchos años. Incluso hice la biografía de Juan (”Sangre, sudor y oro”), que fue publicada en diciembre de 2008 y que aún hoy se vende en las librerías Yenny. Una satisfacción personal que sigue dándome alegrías en cada presentación que hacemos.

0 comentarios

Publicar un comentario