El blog

Un espacio libre

  • Trapito, el verdadero

    River se consagró campeón de la Recopa Sudamericna y Barovero, otra vez, fue decisivo. El capitán millonario en la noche del Nuevo Gasómetro tuvo tapadas extraordinarias y levantó la copa...

  • El reloj de Maradona

    La segunda generación de la edición limitada de Hublot Maradona ya está en Argentina con 500 unidades en la versión de cerámica y 200, de oro. Ambos relojes tienen un cristal de zafiro ...

  • Carrera hacia el espacio

    En esta época de tecnología veloz surge una pregunta ¿Se podrá ver un la competencia en directo desde el océano? La respuesta es...

  • Cavenaghi, una pinturita

    El delantero de River Fernando Cavenaghi abrió en el Monumental una nueva edición de “Impact Art”, el programa en el que deportistas y artistas reconocidos crean arte...

  • El tren del Alma

    El Tren Alma es solidario y su acción retumba en todo el país. En 2015 cumplirá 35 años y 200 viajes tendiendo su mano. El año pasado, por ejemplo, más de 4500 chicos fueron atendidos en zonas de riesgo ...

  

Marcelo Maller 0 comentarios

Foto gentileza de Estudio de Comunicación

El lunes por la tarde la Fundación Konex entregó los premios a los mejores deportistas de la década en la sede central del Automóvil Club Argentino. Allí estuve cubriendo el evento para Clarín y pude ver a los grandes deportistas de nuestro país en el backstage. Estuvieron David Nalbandian, Agustín Pichot, Los Murciélagos, Adolfo Cambiaso, Pechito López, Juan Curuchet y Pechito López, entre otros. Pero sin duda hubo dos figuras que, por sus pocas apariciones públicas, se llevaron todas las miradas. Gabriela Sabatini fue una de ellas y en un rol diferente: presidió el jurado que eligió a los 20 premiados. Y el brasileño Gustavo Kuerten, que volvió a nuestro país tras unos años.

Cuando los hicieron posar para las fotos de rigor estuvieron hablando sobre sus vidas. Gaby le contó que ahora elige los lugares para viajar y hacer turismo y Guga que sigue trabajando con el tenis y que ahora está casado. Por suerte pude entrevistar al brasileño. De dicha nota se puede escuchar el audio en esta misma página y leerla en Clarín.

No era mi primera entrevista con Guga y por eso puedo decir que fue un crack, no sólo en una cancha de tenis. En un deporte de presiones, dinero y marketing siempre fue respetuoso con el periodismo y demostró que la vida no terminaba después de pegarle a la pelotita. Aún con sus defectos --como todos los tenemos--, Kuerten ha dejado su huella.

Muchos recordarán un gesto suyo inolvidable en el Buenos Aires Lawn Tennis luego de vencer en la final del ATP de Buenos Aires a José Acasuso. Mientras un estadio repleto lo ovacionaba de pie, un familiar le tiró la bandera brasileña para que la flameara en medio de la cancha. Sin embargo la guardó en su bolso por respeto a los anfitriones.

Por suerte pude ver su despedida de Roland Garros, el lugar que lo consagró tres veces, en 2008. Allí todo fue pura emoción. Como cuando, en esa misma cancha, dibujó con la raqueta un corazón y se desplomó en el polvo de ladrillo más importante del mundo.

El audio de la entrevista


0 comentarios

Publicar un comentario