El blog

Un espacio libre

  • Trapito, el verdadero

    River se consagró campeón de la Recopa Sudamericna y Barovero, otra vez, fue decisivo. El capitán millonario en la noche del Nuevo Gasómetro tuvo tapadas extraordinarias y levantó la copa...

  • El reloj de Maradona

    La segunda generación de la edición limitada de Hublot Maradona ya está en Argentina con 500 unidades en la versión de cerámica y 200, de oro. Ambos relojes tienen un cristal de zafiro ...

  • Carrera hacia el espacio

    En esta época de tecnología veloz surge una pregunta ¿Se podrá ver un la competencia en directo desde el océano? La respuesta es...

  • Cavenaghi, una pinturita

    El delantero de River Fernando Cavenaghi abrió en el Monumental una nueva edición de “Impact Art”, el programa en el que deportistas y artistas reconocidos crean arte...

  • El tren del Alma

    El Tren Alma es solidario y su acción retumba en todo el país. En 2015 cumplirá 35 años y 200 viajes tendiendo su mano. El año pasado, por ejemplo, más de 4500 chicos fueron atendidos en zonas de riesgo ...

  

Marcelo Maller 0 comentarios

Desde chico fui un apasionado por el fútbol y el equipo del cual soy hincha llegó a lo más alto durante mi adolescencia. Lo denominan grande pero, a la vista de sus resultados deportivos y económicos de los últimos tiempos, no lo parece. A medida que pasó el tiempo --y conociendo algunas internas del mundo de la pelota--, esa pasión se fue perdiendo. Aunque para serles sincero, cuando vi a mi pequeño hijo con la camiseta del club y lo escuché alentar, ese amor volvió a mi cuerpo. ¿A qué viene esta introducción? Que aún con estos vaivenes del corazón me sigo preguntando cómo puede ser que los barrabravas sigan teniendo su gran espacio en las canchas y en los clubes. Y cuando busco respuestas, son todas negativas.

A ver. Pienso en los dirigentes, principales apoyos de los barrabravas. Julio Grondona (dueño de la AFA) se nos rió en la cara cuando dijo en la Cámara de Diputados que "yo no conozco a ninguno". Daniel Passarella, que en sus tiempos de director técnico los echó de la concentración y hasta quiso pegarles, ahora como presidente casi que no dijo palabra sobre el tema. Y los Borrachos del Tablón siguen tranquilos en la tribuna. Hace unos días el presidente de El Porvenir denunció ataques de barras en el club que, en otro momento, fue sede de la reunión de 180 barras de Hinchadas Unidas Argentinas.

¿Los jugadores? Siguen, en menor o mayor medida, aportando dinero para las hinchadas. Y Martín Palermo, vale recordarlo, fue a la cárcel a visitar a Rafael Di Zeo para llevarle un par de botines. Como es lógico cuando hay algún apriete en un club por los malos resultados, los jugadores tratan de evitar el tema.

¿Y la Justicia? Hace lo que puede. Las instituciones son manejadas por hombres y a ellos, por lo que se ve, también los maneja la política y los intereses personales. Muchos políticos necesitan de las fuerzas de choque y de gente en sus actos. Por eso recurren a los barras. Luego se hace difícil despegarse de ellos. ¿Y la Policía? Bien, gracias.

También algunos periodistas equivocan el camino cuando llaman "hinchas caracterizados" a estos delincuentes. De la misma manera que otros van a fondo con el tema y sin temores como Gustavo Grabia, de Olé, sin duda el que más sabe de este tema espinoso.

Cuando este año realicé la cobertura de Wimbledon para Clarín, en Londres, visité en un tour el estadio del Chelsea. Allí no hay alambrados y sólo un cartel en el piso que dice "no ingresar", resulta el obstáculo más importante entre el público y el campo de juego. Le pregunté al guía si alguien había intentado hacerlo y me respondió: "No que yo sepa. Al que lo hiciese lo atraparía la policía y no entraría más a una cancha". Ese mismo estadio tiene más de cien cámaras de seguridad. Los ingleses, en menos de 20 años erradicaron a los barras y la violencia en los estadios. Habría que copiarlos. O al menos preguntarles cómo lo hicieron.

A continuación pueden ver un documental francés muy interesante sobre los hooligans, dura 51 minutos.

-Putos Hooligans-
Director: Christophe Weber




0 comentarios

Publicar un comentario