El blog

Un espacio libre

  • Trapito, el verdadero

    River se consagró campeón de la Recopa Sudamericna y Barovero, otra vez, fue decisivo. El capitán millonario en la noche del Nuevo Gasómetro tuvo tapadas extraordinarias y levantó la copa...

  • El reloj de Maradona

    La segunda generación de la edición limitada de Hublot Maradona ya está en Argentina con 500 unidades en la versión de cerámica y 200, de oro. Ambos relojes tienen un cristal de zafiro ...

  • Carrera hacia el espacio

    En esta época de tecnología veloz surge una pregunta ¿Se podrá ver un la competencia en directo desde el océano? La respuesta es...

  • Cavenaghi, una pinturita

    El delantero de River Fernando Cavenaghi abrió en el Monumental una nueva edición de “Impact Art”, el programa en el que deportistas y artistas reconocidos crean arte...

  • El tren del Alma

    El Tren Alma es solidario y su acción retumba en todo el país. En 2015 cumplirá 35 años y 200 viajes tendiendo su mano. El año pasado, por ejemplo, más de 4500 chicos fueron atendidos en zonas de riesgo ...

  

Marcelo Maller 0 comentarios

Oscar Leonard Carl Pistorius nació el 22 de noviembre de 1986 en Sudáfrica y cuando tenía trece meses sufrió la amputación de sus dos piernas debido a una malformación degenerativa de dichas extremidades. De chico, cuando comenzó a usar las prótesis sus padres se las cambiaban cada nueve meses.

Cuando fue al colegio jugaba al fútbol y al tenis pero lo atrapaba el rugby, deporte que dejó cuando se lesionó una rodilla. Allí comenzó a hacer atletismo. El sudafricano ahora corre con dos prótesis de alta tecnología de fibra de carbono, por eso lo apodan Blade Runner. Aunque estas piernas artificiales le permiten correr hubo grandes discusiones ya que muchos consideraban que tenía ventaja sobre el resto.

En 2007 la IAAF enmendó sus reglas y prohibió el uso de "cualquier dispositivo técnico que incorpore resortes, ruedas o cualquier otro elemento que proporcione a quien lo usa una ventaja sobre otros atletas que no usen tal dispositivo". Tras varias pruebas científicas realizadas, la Federación Internacional estableció  que no podría competir en las pruebas oficiales porque con sus prótesis sacaría ventaja, pero Pistorius apeló esta decisión ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo que lo autorizó a competir en los Juegos Olímpicos de Beijing. Finalmente el sudafricano no logró la marca necesaria para participar en los 400 metros.

De todas maneras pudo ir a los Juegos Paralímpicos en China y allí le ganó el oro en los 100 metros al estadounidense Jerome Singleton, con una pierna amputada. Tres años más tarde la historia cambiaría. Fue en el Mundial Paralímpico de Nueva Zelanda que se desarrolló la semana pasada cuando en la final de esa misma carrera se encontró con Singleton. Ambos marcaron 11s34 y entonces las autoridades debieron recurrir al fotofinish para conocer al ganador.

Así Singleton fue declarado vencedor y de esa manera se tomó revancha de su derrota en Beijing por apenas tres décimas. "Hoy, él fue el mejor. Jerome ha mejorado de modo constante, es el hombre del futuro", elogió Pistorius a su rival. "Es una sensación increíblemente fuerte. Tardé mucho tiempo en poder llevar de nuevo este título a mi país", señaló el nuevo campeón. El que había cortado una racha de siete años sin derrotas de Pistorius. Al fin y al cabo, apenas una estadística que quedará apenas en números. Sus historias, no. Reflejan el valor del ser humano para sobreponerse a cualquier adversidad.

Veamos la electrizante carrera con Pistorius en la calle 3 y su gran rival, en la 5:

0 comentarios

Publicar un comentario