El blog

Un espacio libre

  • Trapito, el verdadero

    River se consagró campeón de la Recopa Sudamericna y Barovero, otra vez, fue decisivo. El capitán millonario en la noche del Nuevo Gasómetro tuvo tapadas extraordinarias y levantó la copa...

  • El reloj de Maradona

    La segunda generación de la edición limitada de Hublot Maradona ya está en Argentina con 500 unidades en la versión de cerámica y 200, de oro. Ambos relojes tienen un cristal de zafiro ...

  • Carrera hacia el espacio

    En esta época de tecnología veloz surge una pregunta ¿Se podrá ver un la competencia en directo desde el océano? La respuesta es...

  • Cavenaghi, una pinturita

    El delantero de River Fernando Cavenaghi abrió en el Monumental una nueva edición de “Impact Art”, el programa en el que deportistas y artistas reconocidos crean arte...

  • El tren del Alma

    El Tren Alma es solidario y su acción retumba en todo el país. En 2015 cumplirá 35 años y 200 viajes tendiendo su mano. El año pasado, por ejemplo, más de 4500 chicos fueron atendidos en zonas de riesgo ...

  

Marcelo Maller 0 comentarios


“No se preocupen por sus dificultades con las matemáticas. Yo puedo asegurarle que las mías son mayores”, dice en una de las nueve láminas con varias de las frases más famosas del genio alemán, en el hall de la Sociedad Hebraica Argentina. Allí, desde el lunes y hasta el 15 de abril, se abrirá en forma gratuita la “Exposición didáctica Albert Einstein, el hombre del siglo XX”, en conmemoración de los 90 años de su visita a nuestro país.
El 24 de marzo de 1925, Einstein llegó al puerto de Buenos Aires acompañado de su esposa Elsa en el barco Capitán Polonio y pisaba suelo argentino para brindar doce conferencias en las cuales el tema principal sería la Teoría de la Relatividad, su gran aporte a la humanidad.
Adriana Schottlender es nieta de Juan, quien estuvo en la comisión de recepción del Premio Nobel de 1921 y estuvo presente en la inauguración de esta muestra. “Mi abuelo contó que Einstein se aburría en un almuerzo en el colegio de ingenieros y comenzó a tirar miguitas de pan a los otros comensales”, le dijo a Clarín con una sonrisa la matemática y productora cultural.
La muestra proviene de los Archivos Einstein, propiedad de la Universidad Hebrea de Jerusalem, a quien Einstein –uno de sus fundadores–, donara en vida todos sus derechos. Hace un resumen de su vida y se puede ver desde una tapa de la revista Time en la cual está su cara y el título de “Person of the century” (Hombre del siglo, en castellano), hasta su paso por nuestro país.
Por eso se ven dos grandes fotos: una en la recepción que le hicieron en el Colegio Nacional de Buenos Aires, y la otra en su visita al barrio de Belgrano, a la casa de la familia Wasserman. Más abajo una foto más pequeña lo muestra con un sombrero blanco en su despedida del país. “Fue el primer socio honorario de la Asociación Hebraica que luego se transformó en la Sociedad hebraica”, explicó Andrés Borestein, vicepresidente de la entidad ubicada en Sarmiento 2233, sobre el genial físico.
Hay una tele que muestra un video y está cerca de unas viñeta que hablan de sus logros científicos, de su identidad judía y hasta una carta al presidente estadounidense Roosvelt. “Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica yo sugerí la mejor de todas: la Paz”, dice Albert Einstein en este pequeña muestra de un gran hombre que dejó su huella también en Argentina.

0 comentarios

Publicar un comentario